La rehabilitación de pozos profundos es necesaria en casos en que haya una contaminación del agua subterránea, una reducción de la capa freática, una desecación del manto, o que la profundidad sea insuficiente lo que origina una disminución del caudal del agua. En realidad, la falta de mantenimiento de los pozos también es una de las principales razones por las que se planea una restauración.


La rehabilitación de pozos consiste en un proceso que restaura una perforación fuera de uso, o con un caudal insuficiente, para devolverla a un estado inicial. Por lo regular se mejora su eficiencia con tratamientos diseñados para ello, o algunos métodos especiales de reconstrucción.  


Si bien, el funcionamiento de los pozos al 100% da grandes beneficios operativos, en algunos casos mejoran los niveles de bombeo, obteniendo ahorros considerables de energía eléctrica.  


A continuación, enlistamos algunos de los procesos de la rehabilitación de pozos
profundos:


  • Desazolve inicial con una maquinaria llamada cuchara
  • Cepillado metálico profundo de las paredes y base del pozo
  • Aplicación de arcillas con dispersor, para un lavado eficiente del filtro de grava
  • Aplicación de químicos diversos
  • Pistoneo y desazolve final